SAFARI DE LA MEMORIA

SAFARI DE LA MEMORIA



SAFARI

Con esta misteriosa palabra africana llena de imágenes de aventuras (que significa “buen viaje” en el idioma suaeli) quiero proponer un film documental en busca de la memoria perdida de CHILE, explorando sus desiertos, sus aldeas, sus puertos, sus volcanes, sus minas subterráneas y sus habitantes.

Un territorio largo y estrecho, un corredor, una avenida que baja desde los trópicos hasta la Tierra del Fuego, donde una larga fila de personas desea contar su historia, olvidada durante 25 años. Un país en forma de puente (cuyo nombre significa “el lugar donde termina la tierra”, según el idioma mapuche), que guarda celosamente los secretos de varias generaciones sin voz.

PELICULA EN MOVIMIENTO

Un pequeño equipo de cineastas exploradores a bordo de dos vehículos ligeros recorrerá el país mostrando algunos films documentales de los tiempos de Allende y filmando las reacciones de la gente.

Empezaremos por el desierto de Atacama, un paisaje alucinante, que parece un océano sacado de la Luna, donde destacan las modernas minas de cobre, los viejos yacimientos de nitrato (del salitre) y las ruinas de los incas. Nuestros vehículos entrarán en los campamentos mineros, con sus equipos de proyección, de rodaje y de sonido, ante la curiosidad de la gente.

En la costa encontraremos a los navegantes, marineros, estibadores, que habitan la orilla dorada del océano Pacífico, jalonada de golfos y pequeñas aldeas de pescadores.

Para poner en escena nuestras exhibiciones cinematográficas y entrevistas buscaremos espacios pequeños, colegios, liceos, clubes deportivos, locales sindicales y teatros humildes en los barrios de la periferia. Nos moveremos alrededor de grupos, pero nuestro anhelo es encontrar personajes aislados, individuos con historias personales, protagonistas independientes que puedan convertirse en metáforas de su comunidad. Si bien el road movie produce el efecto de amplitud, de grandes espacios, queremos conservar el tono íntimo de unos pocos personajes, unos cuantos sacados del conjunto.

Nuestra caravana dejará atrás el desierto, donde aún se conservan los muros de algunos campos de concentración (como Chacabuco). Más abajo aparecerán las primeras ciudades : Antofagasta, La Serena, Valparaíso...

Muchos espectadores se reconocerán en la pantalla. Alguien nos dirá el nombre de un amigo, el nombre de un conocido o un familiar, que nosotros iremos a buscar en el pueblo siguiente. Poco a poco llegaremos al sur donde la velocidad de nuestra caravana se hará más lenta. La zona húmeda, con sus montañas llenas de bosques, es un territorio dominado por la lluvia y los vientos.

TORMENTA

¿Qué tipo de filmes mostraremos a la gente?

Mostraremos películas documentales de la época : obras que muestran la subida al poder de la Unidad Popular, del entusiasmo desbordante de los más pobres, del susto que se llevaron los más ricos. Películas sobre la nacionalización de las minas ; la liquidación de los monopolios ; el boicot norteamericano ;  las huelgas que organizó la derecha, etc. Sobre la división de todo el país en dos mitades irreconciliables. Sobre la conspiración militar. Sobre el golpe de estado. Sobre la  muerte de Allende. Sobre la dictadura que se instaló en el país. Y sobre los “desaparecidos”.

Al mostrar estas películas queremos remover la consciencia, el pensamiento, el mutismo de la gente, la falta de opinión, para intentar desbloquear el mecanismo del miedo, el olvido y la amnesia. Hoy día sobresalen dos palabras, dos referencias, dos nombres en la mente de los chilenos: ALLENDE y PINOCHET. La existencia de este pueblo se divide en dos períodos: “antes” y “despues” de Allende, “antes” y “después” de Pinochet. El golpe de estado que continúa irritando a algunos, es un acontecimiento no digerido, no resuelto, no aclarado. Es un trauma cubierto por el silencio. Un olvido, una autocensura, que se extiende al terreno de la justicia y la moral. Nuestra expedición saldrá bien preparada en busca de esta amnesia. La perseguiremos y le daremos alcance en los pueblos más lejanos. Haremos el intento de hacer un cerco alrededor de ella para liberar la memoria. Este es el objetivo de « SAFARI ». Porque sin recordar este pasado no existe ningún futuro posible. 

CATARSIS

Hemos vuelto a revisar numerosas películas de la época para hacer una selección adecuada. Hay aproximadamente 200 títulos producidos en treinta años (1970-1997). Aunque es dificil proponer ahora una lista de títulos definitivos, he aqui las más emblemáticas: 

MAS FUERTE QUE EL FUEGO, de Heynowski y Scheumann
(sobre las últimas horas de la democracia)

SEPTIEMBRE CHILENO, de Bruno Muel y Theo Robichet
(sobre los días posteriores al golpe)

LA BATALLA DE CHILE, de Patricio Guzmán
(sobre el último año de gobierno de Allende)

SEPTIEMBRE NEGRO, de Jean Sandquist
(sobre el golpe de estado)

LA ESPIRAL, de Armand Mattelart
(sobre la intervención norteamericana)

YO SOY, YO FUI, YO SERE, de Heynowski y Scheumann
(sobre el campo de concentración de Chacabuco)

EL TIGRE SALTO Y MATO, de Santiago Alvarez
(sobre la muerte de Víctor Jara)

LA FLAJA ALEJANDRA, de Carmen Castillo
(sobre el infierno de las casas de tortura)

LONQUEN, de Ignacio Aguero
(sobre un cementerio de “desaparecidos”)


NUESTRO PUBLICO

¿A quién proyectaremos estas películas? ¿Cuales son las personas más receptivas? Como ya se ha dicho, parece que las cosas no han cambiado mucho. Sigue habiendo vencedores y vencidos. Dividido, enfrentado en dos partes, Chile es un campo de batalla congelado, donde puede evocarse el ruido de los aviones pasando sobre La Moneda. Es un recuerdo remoto que casi no se oye. Lo que reina es el silencio, el olvido. 

UNA IMAGEN ENCIMA DE OTRA IMAGEN

En un determinado aspecto, “Safari” está concebido como un film que se remite a otros filmes. La obra tomará como archivo algunas imágenes de otras películas sobre Chile, recuperando algunos personajes y filmándolos en otra circunstancia, como una novela basada en otras novelas, de las cuales toma algunas frases y las reformula nuevamente.     A su vez, los realizadores citados aparecerán, comentando sus propios filmes. Surgirán algunas interrogantes, que harán más complejo, más ambiguo, el simple dispositivo de mostrar unos viejos materiales documentales a un número de chilenos… ¿Hasta qué punto es posible afirmar que estos filmes documentales no han envejecido?

Los autores --nosotros-- también hemos experimentado y sufrido muchos cambios en carne propia. Antes de la caída del muro de Berlín Walter Heynowski y Peter Hemlich eran los documentalistas más importantes de la ex RDA. A su vez, Santiago Alvarez (ya fallecido) era uno de los principales representantes culturales de la Cuba revolucionaria. Los dos alemanes viven ahora jubilados en su país (que ya es otro país) y tienen cosas que decir. Mientras tanto cabe preguntarse lo mismo en Francia y en Suecia : ¿cuál es la situación actual de Bruno Muel, Théo Robichet, Armand Mattelart y Jean Sandquist? Finalmente ¿dónde estamos nosotros ? ¿Quiénes somos? ¿Qué ha ocurrido a su vez con los realizadores chilenos que nunca han abandonado Chile?

FINAL DEL VIAJE

Una cálida mañana de verano, los vehículos de transporte llegarán al límite de la tierra, entrando en la arena congelada de una playa del Estrecho de Magallanes, frente a la isla Dawson. Allí esperaremos la llegada de una vieja barcaza oxidada, una pesada embarcación que nos llevará al otro lado de la costa. Dawson fue una cárcel famosa. Ttiene 150 kilómetros cuadrados, dos faros automáticos, tres carreteras y dos pueblos barridos por el viento huracanado que viene de la Antártica.

Aqui fue encerrado el equipo de Salvador Allende despues del golpe. Todo el gobierno : con sus ministros, viceministros, asesores, secretarios, jefes de prensa, líderes, consejeros y ayudantes. Es decir, la plana mayor de uno de los gobiernos civiles más avanzados del continente. Estuvieron dos años a 900 kilómetros del polo sur.

Al contrario que en “Shoah”, en “Noche y Niebla” o en “Mein Kampf” (y otros filmes de este tema) no veremos las torres de vigilancia, los barracones, las alambradas, las letrinas, los muros. No habrá nada de esto. Pues todo fue demolido en secreto  por las propias fuerzas armadas chilenas (Tres Alamos, Pisagua, Grimaldi, etc.)… Entonces, delante de un espacio vacío, la cámara filmará la tierra muerta barrida por el viento. No veremos nada, excepto el recuerdo de la memoria.

                                                                                                                   FIN

PG. París, 1999.