8) EL CASO PINOCHET

ver película online: 
https://vimeo.com/ondemand/elcasopinochet2

NOTA DEL AUTOR

"Cuando escuché por la radio que Pinochet estaba preso en Londres no pude creerlo. Me puse a llamar por teléfono a mis amigos que tampoco sabían nada. Cuando pasaron los días me puse en contacto con el productor Yves Jeanneau diciéndole que no podíamos dejar pasar esta ocasión sin hacer un documental. Jeanneau aprobó la idea y yo viajé a Londres acompañado de mi hija Camila como asistente para todo. Llevamos una pequeña cámara. Pero en ese momento no teníamos un centavo y el proyecto no estaba escrito. Tampoco existía una sinopsis y el presupuesto no estaba hecho. En el transcurso de varios meses el proyecto se fue perfilando y nosotros continuamos viajando a Londres y también a Madrid y Santiago de Chile, acompañados ahora por un equipo más completo. Este largo rodaje un tanto improvisado provocó también un largo montaje al mando de Claudio Martínez”. PG

SINOPSIS

El martes 22 de septiembre de 1998 Augusto Pinochet fue detenido en Londres acusado de genocidio, terrorismo y tortura, ante la sorpresa del mundo. Permaneció detenido 503 días en una clínica privada y más tarde en un chalet de Londres. Por primera vez (después de Nüremberg) una persona era detenida con tales cargos en la historia moderna. Para mostrar este  procedimiento Guzmán sigue dos líneas narrativas. Por un lado filma la batalla jurídica bajo el mando del juez español Baltasar Garzón y los abogados ingleses de la defensa y el ataque, Alun Jones y Clive Nichols, respectivamente. También muestra a los amigos personales de Pinochet: la baronesa Margaret Thatcher y Sir Norman Lamont (su ex ministro de economía). Por otro lado el director le ofrece la palabra a las víctimas: las  mujeres que por primera vez son tomadas en cuenta tras 25 años de reclamaciones sin que los jueces chilenos se dignaran a recibirlas. Ellas hablan de su caso pero también describen la historia de la dictadura. El gobierno de Chile pide la devolución del ex dictador alegando que su “soberanía” está en peligro y que puede juzgarlo en Chile. El gobierno de Tony Blair cede. El tirano vuelve a Santiago. Se le interroga. Se le humilla. Se le expulsa del parlamento. Pero no se le juzga.

FICHA TÉCNICA

Guión, dirección: Patricio Guzmán.
Consejera artística: Renate Sachse.
Asistente dirección-producción: Camila Guzmán.
Fotografía y cámara: Jacques Bouquin.
Sonido: André Rigaut.
Montaje: Claudio Martínez.
Mezcla: Jean-Jacques Quinet.
Productores ejecutivos: Yves Jeanneau y Richard Copans.
Productora: Les Films d’Ici, París.
Coproductores: Pathé, Renn, Les Films de la Passerelle, RTBF, Benece Paco Poch, Patricio Guzmán Producciones.
Soporte de rodaje: DVCAM
Otros soportes: 35 MM, BETA, DVD.
Contacto: Atacama Productions, París.
atacama05@wanadoo.fr

DISTRIBUCIÓN FORMAL

Distribución en salas: Francia (60.000 espectadores), México (80.000), Bélgica, España, Chile y Estados Unidos.
Difusión en televisión: Alemania, Algeria, Andorra, Australia, Austria, Bélgica, Benín, Brasil, Burkina Faso, Cabo Verde, Camerún, Islas Comores, Córcega, Costa de Marfil, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Finlandia, Gabón, Gibraltar, Grecia, Guadalupe, Guyana, Holanda, Inglaterra, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Martinica, Mauricio, México, Mónaco, Noruega, Nueva Caledonia, Polonia, La Reunión, República Centroafricana, Suecia, Suiza, Radio Vaticano.
Difusión en DVD: Estados Unidos (Icarus Films), Bélgica (Cinéart).

SELECCIóN DE CRITICAS

Jean-Claude Raspiengeas. Télérama, Paris 10. octubre 2001, N° 2700.

“De un lado el viejo dictador perseguido por la justicia. De otro lado sus víctimas, sobrevivientes y familiares de desaparecidos. Confrontando sus destinos, Patricio Guzmán rompe un cuarto de siglo de silencio.”

F.T. Zurban, Cannes, 16 mai 2001, N°7.

“El Caso Pinochet” es un documental fascinante (...). Un homenaje grandioso a las mujeres, terribles narradoras de las torturas que han padecido. Difícil de hacerlo más excelente, más claro y más cautivante.”

Jean-Sebastian Chauvin. Cahier du Cinema, octubre 2001, N° 561.

“Las primeras imágenes de “El Caso Pinochet” son las de un paisaje desértico. Sobrevivientes y jueces están buscando ahí pruebas, restos humanos, destruidos y escondidos aquí por la dictadura de Augusto Pinochet. Esta secuencia de apertura, tan seca como conmovedora, está a la altura de lo que va a ser la película: la lucha de los supervivientes contra la dictadura considerada (...) como empresa de olvido y desaparición. Contra esa fuerza de aniquilación, con seguridad sorprendente, “El caso Pinochet” revela una tras otra las pruebas tangibles que confirman la catástrofe.”

Michel Palmiéri. Elle, Paris, 8-14 octubre 2001, N° 2910.

"(...) El Caso Pinochet” narra la génesis de un milagro. Las imágenes preciosas de Guzmán permiten resolver un caso Pinochet que ninguna justicia examinará jamás, sin ninguna excepción.”

Veronique Soulé. Libération, Paris, 10 octubre 2001.

“Construido de manera clásica alrededor de los principales personajes (las víctimas, los jueces españoles Baltasar Garzón y el chileno Juan Guzmán, en particular) “El Caso Pinochet” es un documental optimista que quiere creer en la justicia de los hombres. (...) Documentalista experimentado, el cineasta establece tal contacto con sus interlocutores que cada testimonio tiene enorme densidad. (...) Sin memoria, concluye Patricio Guzmán, un país no tiene futuro.”

J.M.F. Le Monde, Paris, 10 octubre 2001.

“Este escenario tiene un doble riesgo: limitarse a un montaje de documentos televisivos; o encerrarse en una retórica militante y compasiva. “El caso Pinochet” evita esos peligros. La construcción de la película está organizada por olas sucesivas, cómo vendas de la memoria, que se devuelven poco a poco... ¿Se sabían las cosas que ocurrieron después del golpe de estado?... Sin duda se sabían pero la fuerza de la película es tomar este “saber” como insuficiente. De un pasado medio enterrado por los militares y por los gobiernos civiles vuelven a reaparecer los testimonios (...): las detenciones arbitrarias, la tortura, las ejecuciones en masa y el secreto que rodea los desaparecidos. Aquí interviene el segundo y principal logro de la película: aún si estamos bien informados, la presencia física de las personas concernidas produce una relación totalmente diferente. Las víctimas, con su manera de hablar largamente, de decir y de no decir, de vacilar, la textura de sus voces, igual que las facciones de sus rostros, encubren una fuerza indecible que excede el sentido (político, ético, afectivo) de lo que dicen o quieren decir. Esto es verdad también para Joan Garcés, compañero de Allende y animador del combate contra la junta. Solamente habla de procedimientos, pero su cara, su cuerpo, su voz, son como un canto conmovedor. (...) El encuentro entre el viejo dictador y Margaret Thatcher emana una violencia físicamente perceptible (...) Guzmán llega más allá del testimonio y más allá de la denuncia. Su película se convierte en la invocación de un mundo negro (el mundo del terror, del olvido) donde las tribulaciones del viejo monstruo encorvado y astuto dibujan su huella en la superficie de la actualidad.”

Ángel Fernández Santos. El País, Madrid 2001.

“Es el trabajo de un maestro de su oficio. El conocimiento de Guzmán de los ritmos y entresijos de la composición documental alcanza alturas emocionantes, y esto es así porque se percibe no mientras se ve la película, que entonces es pura transparencia, sino cuando una vez vista se rebobina y se proyecta en la memoria, y en la criba de esta moviola interior deja entonces ver la precisión y la minuciosidad de la orfebrería de su montaje, junto a la sorprendente fuente de emoción y de calor poético que hay en sus (exactos y por ello fríos) cálculos.”